domingo, 3 de marzo de 2013

Reseña de El Secreto de los Cuervos

Blood Magic: El Secreto de los Cuervos



Título original: The Blood Journals #2: The Blood Keeper
Autor(a): Tessa Gratton
Saga: The Blood Journals
Editorial en inglés: Random House Books for Young Readers
Editorial en español: Montena - Random House Mondadori (Colección Ellas)
Fecha de publicación original: 28 de agosto de 2012

Fecha de publicación en español: enero de 2013
Traducción: Matilde Fernández de Villavicencio
Número de páginas en inglés: 432
Número de páginas en español: 460
Encuadernación en inglés: paperback; harcover.
Encuadernación en español: tapa blanda con solapas

Sinopsis de la contraportada:
Para Mab Prowd, la práctica de la magia de sangre es tan natural como respirar, algo que ha visto siempre. Ha crecido en una granja aislada de Kansas, con la única compañía de otros practicantes, y jamás ha podido tener amigos de su edad. A cambio, ha desarrollado un gran sentido de la responsabilidad hacia todo lo mágico y natural: haría lo que fuera por preservar la magia de sangre y salvaguardar sus secretos. Además, vivir en medio de la nada le permite poder practicar sin preocupaciones, al aire libre, observada solamente por los cuervos.
Pero una mañana, cuando está tratando de resolver un encantamiento especialmente difícil, se encuentra a Will, un chico que trata de exorcizar sus propios demonios personales y que, accidentalmente, experimenta la magia de Mab. El pobre no alcanza a comprender lo que ha vivido y se marcha rápidamente, sin intención alguna de volver a ver Mab.
Sin embargo, pronto se reencontrarán. Las anteriores generaciones de magos de sangre guardan oscuros secretos, y ha llegado la hora de pasar cuentas. Solo Mab y Will serán capaces de hacer frente a una peligrosa fuerza que emerge de la tierra para reclamar el poder...

Mi opinión:

Me topo con una reseña que sé que me va a ser bastante complicada de hacer. No quiero dar spoilers, pero quiero que se entienda.
Antes que nada, voy a aclarar que Blood Magic y Blood Magic: El Secreto de los Cuervos están bastante conectadas. Voy a tratar de no spoilearles ninguno de los dos, porque no es la idea, pero sin hablar del final del primer libro no me queda mucho que decir de este, así que voy a ser escueta. Capaz que se me cuela algo del primero, así que ándense con cuidado.
En Blood Magic conocimos a Silla y Nick. Ella encontraba, después de morir su padre, un cuaderno con el que aprendió que podía hacer magia con el poder de su sangre. Acá nos encontramos a Mab Prowd, que por el contrario, creció rodeada de magia. Ella vive con Donna en una casa de campo, rodeada de la tierra de magia, un bosque impregnado de mística, energía y poder. Mab es la Diácona, un título que -no me había dado cuenta hasta ahora- se lleva mencionando desde la página dos de Blood Magic pero que nunca sabemos qué significa. Es un puesto, vendría a ser el... guía de la familia de sangre, supongo, pero su tarea como tal no se aclara. Igualmente, se llega a entender: el Diácono controla los desbordes de la magia. Es el más poderoso de la familia de sangre, y su trabajo se basa en asegurar la prosperidad de la tierra de sangre y contener maldiciones. Está en contacto con todos los parientes de sangre, y es a él (ella en este caso) a quien acuden cuando hay problemas.
Mab es, sin embrago, no más que una adolescente, que quedó a cargo de todo esto cuando Arthur, el Diácono, murió. Sobre el principio del libro, Mab recibe un nuevo inquilino en la tierra: Nick Pardee (sí, Nick de Blood Magic, novio de Silla. Sí, el mismo) estaba viajando cuando se encontró con un niño de unos diez años con con conocimiento de la magia pero solo y perdido... o escapando. Mab lo toma bajo su cuidado y poco a poco, descubre que se llama Lukas, que su padre es un ser horrible y que es víctima de una maldición que por el momento, no es capaz de deshacer, así que entretanto, se dedica a cuidar de él y enseñarle sobre la tierra de sangre.
Pero Mab tiene además una misión. Justo antes de morir, Arthur le encargó que destruyera al rosal del jardín. Ella se encomendó a la tarea sin apenas información, para descubrir que las rosas, aparentemente, no querían ser destruidas, porque no había manera de lograrlo. Estas tenían, sin duda, algo extraño, porque se introducían en las pesadillas de todo aquel que residiera en la tierra de sangre.
Como una última opción, Mab crea un humúnculo, un muñeco de barro, piedras y un corazón de ciervo, y le insufla la vida de lo que sea que viviera en las rosas. El muñeco escapa y se topa con Will Sanger.
Will estaba tratando de escapar de sus propios demonios, de su familia que espera mucho más de lo que él puede dar, de un mundo que lo tilda de héroe aunque el quiere ser justo lo contrario, enfrentando pesadillas completamente normales, cuando vio al muñeco emerger del bosque. Violento y sin consciencia, se abalanzó sobre Will con un cuervo clavado al pecho de barro, pero tras una lucha relativamente equiparada, Will logra detenerlo. Se cruzan entonces los caminos de Mab y Will, ella detrás de su muñeco y el en estado de confusión. Un encuentro breve en el que Mab le asegura que no hay nada que necesite entender, pero le dice dónde encontrarla por las dudas. Will sigue con su camino, Mab con el suyo, pero después de este encuentro, sus caminos quedan mucho más ligados de lo que ellos mismos imaginan; porque Mab parece haberse liberado de las rosas, pero contrario a lo que cree, algo hizo mella en Will y lo esta cambiando desde adentro.
No es hasta bien entrada la trama que vuelven a encontrarse, de casualidad y no tanto. Yyy no quiero decirles mas porque va a arruinar la sorpresa :B
Agarré el libro con ganas, lo empecé dudando y lo seguí con desconfianza. Después no lo pude soltar. Tenía altas expectativas por lo mucho que me había gustado Blood Magic, pero sabiendo que era una historia aparte, con otros personajes y otro ambiente, no sabía qué esperar. En las primeras cien páginas apenas pasan cosas en absoluto; una introducción un poco larga al estilo de vida de ambos protagonistas. Y perdóneneme si comparo, pero es que son historias paralelas; pero puede que haya estado esperando que la acción llegara antes, como en Blood Magic. Hay varias diferencias y también varias similitudes; primero que nada, las conexiones entre ambas historias se basan más en los detalles que en el concepto general. Si bien son historias distintas y se pueden leer independientemente, El Secreto de los Cuervos resulta mucho más claro sabiendo cuál es el trasfondo de la situación: el secreto de los cuervos propiamente dicho se remonta, precisamente, a Blood Magic. Durante todo el libro pensé que el secreto lo escondían más las rosas que los cuervos y aún lo creo así, pero me sorprendió, llegando al final, el papel tan grande que puede jugar una bandada de pájaros.
Gratton me sorprendió ampliamente en cuanto al estilo. Tenemos dos tramas que giran en torno a un eje centras, que es, claramente, la magia de sangre; pero las diferencias entre los personajes de una historia y otra, siendo quienes relatan los hechos, hacen que todo el resto cambie con ellos. En Blood Magic, Silla es un personaje torturado que encontró la magia después de haber perdido gran parte de su vida, y culpa a la magia por todo lo que perdió. Va con cuidado, y para ella es más una maldición que un don. Mab, en cambio, creció rodeada de magia. La acepta y la abraza, porque "la magia, incluso cuando es oscura o peligrosa, es bella. Y yo la entiendo. Yo soy eso". Es una visión muy diferente de la que tiene Silla, y eso hace que todas las escenas mágicas sean distintas. Donde Silla se sentaba en el cementerio al lado de la tumba de sus padres, donde todavía lloraba su muerte para hacer magia, Mab corre por el bosque y se une a su esencia, a su tierra rebosante de vida y energía. Incluso el lector los percibe de manera distinta. Es probablemente por eso que Silla y Mab no se llevan tan bien como podrían; por eso y por, bueno, el secreto de los cuervos.
Los personajes masculinos, Nick y Will, tienen una diferencia mucho más básica, y al mismo tiempo son más parecidos. Silla y Mab son tan opuestos como podrían, pero la diferencia más grande entre Nick y Will la encontramos, una vez más, en la sangre: Will no es pariente de sangre. (En caso de que no entiendan, no hablo de familia de sangre en el término estricto de la palabra, sino que se dice que todos aquellos con este tipo de sangre mágica están emparentados de algún modo). Will no practica la magia, no pertenece a la tierra de sangre, pero aún así decide creer, y eso es lo que lo une a la tierra. Sin embargo, en cuanto a personalidad, sí son más parecidos que Silla y Mab. Nick es ligeramente más hormonado -lo cual no es para nada un defecto. Aplaudo a Gratton por ser capaz de crear personajes masculinos a la vez queribles y convincentes, algo que no suele pasar. La visión femenina, en general, tiende a entorpecer el arquetipo del protagonista masculino, pero aparentemente Tessa es completamente capaz de personificar a un Nick y un Will creíbles. A rasgos generales, Will en concreto me provocó mucha ternura, porque es relativamente frágil para haber sido criado en una famila de marines, y creo que es eso lo que lo separa del resto. Al ser Will una persona común, la magia no es el único problema que nos enfrentamos; él no sabe quién es ni a donde quiere y ir, y eso lo carga todo de una veta muy realista. Una sola escena resulta incongruente; decidiendo creerle a Mab -sobre la magia y demás-, un día se sienta con sus amigos normales y piensa que no, que no es posible, que ella debe estar loca y el mejor va a un doctor a hacerse ver el ojo rojo~ y al capítulo siguiente lo tenemos creyéndole a Mab a pies juntillas de nuevo. Entiendo que su voluntad pueda flaquear, pero desarrollado de esa manera resultó forzado. No sé si me explico.
Creo que una de las cosas más agradables con las que me encontré en El Secreto de los Cuervos fueron los guiños a Blood Magic. Este lo leí a finales del año pasado y hay cosas de las que ya me olvidé, e ir leyendo y recordando fue de hecho muy placentero. Encontrar las conexiones entre los personajes, ese trabajo de detective que hace uno cuando quiere tratar de descubrir el final antes de que llegue. Igual que en el otro tomo, los capítulos de Mab y Will están intercalados con cartas de un personaje que creemos no conocer, y tratar de hacer conjeturas sobre por qué esa historia entre tantas es importante; descubrir, finalmente, cuál era el puente entre ambas y que converjan en una sola... y entonces golpearte la frente y decir "¿cómo no lo vi antes?". Porque son detalles a la vista, que se dan de a poco y no parecen no tener importancia y después te explotan en la cara. Lo único que a mi gusto queda un poco fuera de lugar es la facilidad con la que, sobre el final, Mab resolvió un asunto que parecía no tener solución. Esta es mi eterna cruz, porque a los personajes nunca se les complica tanto solucionar las cosas como a mí me gustaría xD
El principio resulta algo pesado, porque no pasa nada, porque las cartas no tienen nada que ver y se vuelven tediosas, porque el ir de un personaje a otro en primera persona marea y confunde y cuesta acostumbrarse; pero una vez te acostumbrás, se vuelve frenético y los hechos se suceden en cadena dejando apenas respiro. Parece que todo está arreglado, y otro problema surge, y cuando eso está arreglado resulta que todos los problemas son uno. Las piezas empiezan a encajar y casi podés escuchar el clic en tu cabeza, porque era tan obvio pero no se te ocurrió pensarlo. En este sentido sí me recordó mucho a Blood Magic, porque es el mismo tipo de sensación.
Algo que quiero señalar es que me gusta mucho el concepto de la magia de sangre: si se quiere obtener algo, se debe dar algo a cambio. Tiene que doler, porque es un sacrificio que se da y contribuye al equilibrio. Resulta realista, por más que sea magia de lo que estamos hablando.
Un desenlace agridulce, ligeramente abierto -no lo suficiente para una continuación en el mismo universo, pero puede que sí para una en otro distinto. ¿Nos deleitará Gratton con una historia más sobre la magia de sangre y sus peligros?
¿Lo mejor? El punto en el que tres historias y dos vidas distintas convergen en una sola, cuando las cosas empiezan a tener sentido, un rompecabezas que no parecía encajar de ninguna manera y después se arma todo de golpe.
¿Lo peor? La manera de Mab de ver la magia resulta un poco cruda al principio. Los cortes, la sangre, los sacrificios, son algo a lo que nosotros no estamos acostumbrados y ella sí, entonces leer su relato de cómo usó el corazón de un ciervo para darle vida a un muñeco de barro puede asquear y shockear un poco. A este punto en específico, pensé "eh, debería haber comprado algo más agradable", pero desde el momento en el que te introducís en su mente y ves el mundo como lo ve ella, se entiende y ya no resulta tan terrible.
¿Lo recomiendo? Sin vacilar. El aura de esta historia es más ligera, menos tétrica que la de Blood Magic, con una energía y un equilibro muy agradables, una trama intrincada y compleja, personajes para dar y prestar y una historia de amor progresiva y muy dulce. Eso sí: pueden leerlo como tomo independiente, pero creo que se perderían parte de la magia. Sería más claro, más fácil de seguir y captarían más guiños si leyeran Blood Magic primero; muy distinto de alguna forma, muy parecido de otra, pero igual de recomendable.
Califiaciones:
Redacción: 4.5/5

Ritmo de lectura: 4.5/5
Concepto general: 5/5
Originalidad: 4.5/5
Desarrollo: 5/5
Ambientación: 5/5
Personajes: 4.5/5
Desenlace: 5/5
Calificación general: 4.75/5
Portada y edición: 5/5

Sobre la autora:

Tessa Gratton, escritora americana, nació en Okinawa, Japón, mientras su padre estaba destinado allí en la armada. Pasó toda su infancia de mudanza en mudanza, viajando muchísimo. Ha vivido en Japón, California, Kansas e Inglaterra, y ha estado en cuatro continentes. Entre tanto viaje, la lectura se convirtió en su compañera inseparable. 
Se graduó en la Universidad de Kansas en 2003, donde finalmente asentó su domicilio actual. 
Es especialista en literatura anglosajona y germánica y ha escrito varios libros dedicados a un público de jóvenes adultos con historias cercanas al romance y al fantástico. 
Su primera novela Blood Magic (2011) ha sido publicada en varios idiomas.

5 comentarios:

Maii dijo...

Hello there sweetheart :3

Okay, parece interesante. Algún día voy a agarrar Blood Magic, pero tengo varios en la lista de pendientes. Also, ahora quiero saber cual es el secreto de los cuervos sgkflgkfs OTL

Besos :3

esa estrella... dijo...

Ya te me has avanzado con esta saga *-* Yo aún no lo he podido leer y me llama muchooo >-< Gracias por la reseña guapa!!!

besitos<3

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Solcitohh dijo...

Atomic!! :) Ahora ya puedo leer tu reseña Wii! jejeje
La verdad estoy de acuerdo en muchas cosas, sobre todo ese contraste que hay entre los dos libros! Es muy muy lindo ver como en este libro es todo tan natural,visto como un don y vivida de otra manera la magia de sangre! Con escenas muy lindas y fragmentos hermosos,tanto de la historia presente como los fragmentos de Evelyn (de esas cartas saqué cada frase hermosa!!).
En fin, me gustó mucho la historia entre Mab y Will, las perras de Will me enamoraron tambien y me gustó como fue enlazándose esta historia con la anterior! Muy bien pensado todo!
Un besito :)