jueves, 2 de mayo de 2013

Reseña: Finale

Hush, Hush: Finale



Título original: Finale
Autor(a): Becca Fitzpatrick
Saga: Hush, Hush #4
Editorial en inglés: Simon&Schuster
Editorial en español: B de Blok (Ediciones B)
Fecha de publicación original: 23 de octubre de 2012
Fecha de publicación en español: Abril de 2013
Traducción: Mireia Rué
Número de páginas en inglés: 464
Número de páginas en español: 470
Encuadernación en inglés: tapa dura; tapa blanda con solapas
Encuadernación en español: tapa blanda con solapas


Sinopsis:
Nora y Patch pensaban que sus problemas habían acabado. Con Hank fuera de juego, por fin tendrían un descanso. Pero ahora, sin Hank, Nora se ha convertido de manera involuntaria en la líder de los Nefilim y tiene que acabar lo que él comenzó, lo que significa que deberá destruir a los ángeles caídos y con ellos a Patch. Nora, que nunca permitirá que eso ocurra, elabora un plan con Patch: harán creer a todos que han roto, convencerán a los Nefilim de que están cometiendo un error y evitarán así la guerra. Pero al conocer de cerca los detalles de su nuevo papel, Nora se siente irremediablemente seducida por el poder que este le confiere. Comienza la batalla. Nora y Patch tendrán que confrontar las diferencias que siempre han existido entre ellos.

Mi opinión:

Lo terminé llorando y me puse a aplaudir sola en el comedor de casa. Que eso les dé la pista para saber si me gustó o no.
NO HAY GRANDES SPOILERS DE TOMOS ANTERIORES. Al menos ninguno que no dé la sinopsis xD
Bueno, empezamos situados días después de donde nos dejó Silencio. Esto es con Nora, Nefil (el singular de Nefilim, me parece un espanto pero es así), que tiene un trato con la Mano Negra -el villano de toda la historia-, bajo circunstancias que no vienen al caso: Nora tiene que guiar al ejército Nefilim, que la Mano Negra había convencido de llevar a la guerra contra los ángeles caídos, o muere. Así de sencillo, pero sin ninguna otra condición. Al mismo tiempo, tiene un trato con los arcángeles según el cual tiene que mantener la paz entre ambos bandos. Ella no tiene el más ligero interés en guerras de ningún tipo, pero hay presión, sobre todo por parte de los Nefilim. En el asunto, Scott le presenta a Dante Materazzi, teniente de los Nefilim y uno de los miembros más respetados en esta suerte de orden a la que pertenecen los tres. Ella necesita una buena reputación para llevar a cabo el plan A, que es algo que no va a conseguir... con un novio ángel caído. La relación es, obviamente, tabú, ya que la líder de la rebelión contra los caídos no puede estar saliendo con uno de ellos. Así que, idea de Dante, dejan correr -y también refuerzan- el rumor de que lo suyo con Patch quedó en el pasado, es lo de ayer, y Dante es lo de hoy.(//referencia desvergonzada a ese capi de Hannah Montana).
El problema es que son Patch y Nora de los que estamos hablando, y las cosas no les van a salir a la
primera. Sobre todo porque, entre entrenamientos para mejorar habilidades y brebajes azules, Nora empieza a darse cuenta de que su lealtad no está del todo bien puesta; que después de todo, los Nefilim tienen derecho a ser dueños de sus cuerpos todo el año, y no ser poseídos por los caídos en Jesvhán como siempre fue. Que, tal vez, la causa por la que luchan los Nefilim sea justa, que no luchan por el poder o por dinero, sino por su libertad.
El problema es que la persona que más ama en el mundo, a pesar de no participar, pertenece, en términos prácticos, al bando enemigo. Y también está su juramento para con los arcángeles. ¿Cómo mantener su libertad y la persona a la que ama, y sin descontentar a nadie? Respuestas hay muchas, pero de lo que hay mucho también son traidores. Les juro, salían de abajo de las baldosas. Y lo que me encantó es que no había manera de predecir. No hay un patrón, no hay sospecha que valga, y no importa cuánto te esfuerces, siempre te va a faltar una pieza del rompecabezas para anticiparte al próximo movimiento. Como consecuencia, tenemos una trama llena de emociones fuertes, deliciosamente retorcida, igual que sus personajes.
Al principio no pasa mucho, pero a medida que se avanza, las cosas empiezan a precipitarse; se complican cada vez más, las posibilidades se agotan. No hay precaución suficiente para protegerse de los cientos de dagas que amenazan con atacar por la espalda.
Algo de lo que me acabo de dar cuenta recién es que Nora, una Mary Sue por excelencia, dejó su etapa de Mary Sue atrás. ¿Se acuerdan en Crescendo, cuando se revolcaba por el piso pidiendo clemencia? Bueno, ya no más. Puede que el tener la amenaza encima la haya obligado a pararse un poquito más, pero en comparación, hay apenas rastro de lo que solía ser. Lo único que queda son, incurables, esos celos irracionales que le tiene a Dabria, la ex de Patch. Okay, puede que irracionales no, porque es cierto que ella sigue atrás suyo, pero una cosa es ser precavida y otra es ser paranoica. Todas sus dilucidaciones sobre las muchas formas en las que Dabria es la peor criatura en jamás pisar la tierra y la raíz de todos sus problemas me sacó bastante de quicio, sobre todo porque eran infundadas. Con esto no estoy diciendo que no tuviera la culpa de nada -tampoco que sí, no doy datos-, sino que Nora nunca tuvo pruebas. Pero esto sumará a lo sumo unas diez páginas en cerca de quinientas, así que esta vez no supuso un gran problema.
Patch... sigue siendo Patch. Ese que derrite y enamora, pero sin la pizca de chico malo que fue lo primero en llamar la atención. En el fondo siempre la va a tener, pero es obvio que el amor lo redimió. Que era lógico, era lo que iba a pasar y no está mal; de hecho, un personaje que no muestra evolución alguna de ningún tipo en más de mil quinientas páginas se merecería un buen golpe. Sí mantiene, en cualquier caso, la chispa que hizo que lo amáramos desde el principio. Toma una actitud bastante táctica, y eso me gustó mucho. Se mantiene calmado y es el pilar que sostiene a Nora las pocas veces que parece empezar a venirse abajo. Y qué susto me hizo pegar D:
Scott es ahora el osito de peluche por excelencia. No pude evitar que me recordara a Emmett (Cullen, el mismo) en algunos aspectos, con su corpachón enorme y su espíritu joven y juguetón, la sorna y esa capacidad de ponerse serio de ser necesario. De más está decir que es un personaje que me fascina.
De Dante no quiero hablar mucho porque sería dar spoilers, lo único que digo es que es un tipo muy raro.
Otros personajes en aparecer fueron, como dije, Dabria, que siempre va a tener esa sombra de duda acompañándola, Pepper, un gordito al que no se le pone media ficha y que termina dando una sorpresa, Marcie, la eterna némesis de Nora, ahora instalada en su casa, Vee, la mejor amiga de Nora, y unos cuantos más con una relevancia limitada, como Basso, el inspector, Blythe, la madre de Nora, o Blakely, parte del ejército Nefilim.
¿Se acuerdan cuando supimos que iban a ser cuatro libros en lugar de tres? Todos empezamos a pensar que
era por una cuestión monetaria. Leí una entrevista en la que Becca dijo que a medida que fue escribiendo Silence, se dio cuenta de que todo lo que tenía que encajar para que se diera el final correcto no entraba en un solo libro. En ese momento mi actitud fue "sí, claro". Pero leyéndolo me di cuenta de que, de hecho, era cierto. Haberlo terminado en Silence... no habría manera. Había muchas cosas que necesitaban ser resueltas. No sé si no se habría podido terminar ahí, creo que desarrollando el final de Silence de una manera diferente se habría podido cerrarla ahí, pero hubiese sido uno de esos finales que te dejan con gusto a poco. Que sí, que todo terminó relativamente bien, pero, eh. No te produjo nada. De esta manera, en cambio, me encontré riendo, llorando, de cuando en cuando me daba la risa tonta porque Patch. Fue un libro muy completo, igual que la saga. Que tuvo sus altibajos, sí, pero al fin y al cabo, logró cerrar con lo que para mí fue un broche de oro.
La redacción no suele ser algo que me llame la atención; en contados casos es digna de mención (y hablo casi estrictamente de Maggie Stiefvater), pero lo que quiero señalar acá es la elocuencia con la que se desenvuelve Fitzpatrick en la voz de sus personajes. La lectura no se vuelve tediosa en ningún punto, y hay tanto escenas como diálogos que releí -más de una vez, debo admitir- de tan bonitos que eran.
Hay una sola cosa que me pareció completamente innecesaria. Sólo una. Incluso habiendo una muerte, que todavía duele, comprendo por qué está ahí. Es la certeza de que no hay finales completamente felices, y que las cosas no van a ser perfectas, pero que aún así pueden ser buenas, y que se puede ser feliz. Hablo de SPOILER     Scott     FIN DEL SPOILER. Lo que me pareció de más estuvo, por el contrario, relacionado a Vee. Quien lo lea se va a dar cuenta, y para los que no, SPOILER aparentemente, ella también es Nefil FIN DEL SPOILER. La verdad es que no hacía falta. No está mal, porque la verdad es que no importa, pero fue, como dije, innecesario.
Una cosa que me frustró bastante fue un detalle de la edición y/o traducción. En dos ocasiones escribieron términos completamente opuestos por error. Una vez fue arcángeles en lugar de ángeles caídos, y otra fue, si no me equivoco, Patch en lugar de Dante. Son de esas cosas que pasan cuando uno escribe sin prestar atención, pero que pueden hacer que te pierdas hasta que te des cuenta de cuál era el error. En cuanto a edición en términos generales, B suele hacer un trabajo muy limpio. Sus ejemplares son maleables, que es algo que se agradece mucho -por el contrario a, por ejemplo, SM, que tiene un trabajo de imprenta y demás increíble pero los libros crujen que da calambres cuando los abrís-, sencillos, pero bonitos, compactos. Y suelen dejar las portadas originales, que en esta saga en especial es una bendición del cielo.
¿Lo mejor del libro? Hacía mucho tiempo que un libro no me hacía cerrarlo un segundo, bajarlo y respirar hondo para seguir leyendo. Es muy intenso en varios sentidos. Es fácil identificarse con Nora, ver por dónde va lo que siente y piensa, y en el transcurso de dos semanas y pico que pasamos con ella, atravesamos un torbellino de emociones que nos afecta también a nosotros.
¿Lo peor del libro? Para ser totalmente franca, no hay un gran punto flaco que pueda marcar. Puedo decir que empieza más lento de como termina, pero eso es porque los acontecimientos se construyen de a poco. Podría decir que tanta traba todo el tiempo en los planes es frustrante, que sí, pero contribuye a la montaña rusa de emociones. La verdad es que no tengo una gran queja. Ni siquiera con esa muerte que me duele en en alma.
¿Lo recomiendo? Lo empecé sin saber que esperar, y lo que encontré fue, como dije, el broche de oro de una saga que me encantó, que me da mucha pena terminar, pero que cumplió su ciclo. Emotiva y entretenida, sí, la recomiendo al completo -y si la empezás, no abandones en Crescendo: te prometo que se pone mejor.
Calificaciones:
Redacción: 5/5
Ritmo de lectura: 4.5/5
Concepto general: 5/5
Originalidad: 5/5
Desarrollo: 5/5
Ambientación: 4.5/5
Personajes: 5/5
Desenlace: 4.5/5
Calificación general: 4.8/5
Portada: 5/5  //  Edición: 4/5


Sobre la autora:

Criada en Centerville (Utah), se graduó en abril de 2001 en Universidad Brigham Young con una licenciatura en Ciencias de la Salud, y se fue a trabajar como secretaria, maestra, y de contadora en una escuela secundaria alternativa en Provo, para luego dedicarse a su gran pasion: escribir.
En febrero de 2003, su marido Justin, un nativo de Filadelfia, la inscribió en una clase de escritura para su vigésimo cuarto cumpleaños. Fitzpatrick ha declarado: "Ese día me fui de la niña que escribió las historias diarias en la intimidad de su diario, a la niña que escribió las historias y los compartió con la gente fuera de los mundos en su cabeza. Fue también en esa categoría que empecé a escribir Hush, Hush.
Poco después de terminar la saga Hush Hush la autora anunció que una nueva historia estaba escribiendo. Éste tiene como titulo Black Ice.


Notas al pie:

  • Siempre me llamó la atención, y creo que nunca lo dije, que el apellido de la porrista mala en Hush, Hush, y el de la porrista mala en Los Inmortales es el mismo, Millar. Marcia y Stacia. 
  • Sigo encantada con el nombre de la saga. Hush, Hush. Me fascina.
  • Hola, señor de la portada. Se llama Drew Doyon, por cierto.
  • Están comprados los derechos para hacer una película y ya la detesto.
  • Aparentmente, en la versión original del libro hay un anexo de una carta que le escribe Patch a Nora y que yo NO tengo y eso me pone MUY enojada (?)
  • Patch se desviste para impresionar O////O

3 comentarios:

Piix Alvarez dijo...

Yo aún no le doy una oportunidad a esta saga,
pero parece que es muy buena (matame, estoy dudando de tí.)
Oye (¡no elimines el comentario!) te dejé un premio en mi blog,
por si lo quieres.
Un saludo :)

Maii dijo...

Hi there, se me había pasado esta entrada.

Me alegro que te haya gustado tanto, wow.
La imagen mental de vos aplaudiendo solo es... xD
So, siempre me llamó Hush, Hush, más con esas portadas divinas *.* Así que puede que algún día los lea.. C:

Besos :3

esa estrella... dijo...

>-< Lo quiero leer yaaa!!! No sé sipodré resistir la tentación de tenerlo en la estantería mucho más *-*
Gracias por la reseña ^^

besitos<3