lunes, 18 de noviembre de 2013

Reseña: Kill me Softly


Traducción literal del título: Mátame Suavemente
Título traducido: (--)
Autor(a): Sarah Cross
Saga: (--)
Editorial en inglés: Egmont USA 
Editorial en español: (--)
Fecha de publicación original: 27 de agosto de 2013 (reedición)
Fecha de publicación en español: (--)
Traducción: (--)
Número de páginas en inglés: 336
Número de páginas en español: (--)
Encuadernación en inglés: hardbac
k; paperback
Encuadernación en español: (--)

Sinopsis de la contraportada:
Mirabelle siempre quiso saber más sobre su pasado, rodeado de secretos. Así que una semana antes de su décimo sexto cumpleaños, se escapa a al pueblo donde nació, Beau Rivage Aquí, los cuentos de hadas vuelven a la vida, las maldiciones despiertan, y antiguas historias tienen lugar una y otra vez.Pero los cuentos de hadas no son bonitos, y no siempre terminan con un "felices por siempre". Mira tiene un rol que cumplir, un destino de cuento de hadas que tomar o resistir. Mientras lucha por controlar su destino, Mira se ve envuelta en la vida de dos hermanos con sus propias maldiciones... hermanos que comparten un oscuro secreto. Y Mira va a descubrir que el amor, como en los cuentos de hadas, tiene bordes filosos y espinas escondidas. En el caso de Mira, el beso de amor verdadero puede ser mortal...

Mi opinión:

Lo primero que voy a decir es que no es lo que me esperaba. Lo segundo, que me gustó mucho de igual manera, a pesar de determinadas fallas.
Mirabelle creció rodeada de prohibiciones. Sus madrinas, Elsa y Bliss, la protegen... tal vez demasiado. No puede subirse a un auto que maneje un menor de edad, tener citas, depilarse, usar maquillaje- apenas puede hacer cosas, de hecho. La prohibición máxima es, sin embargo, visitar Beau Rivage, el pueblo en el que nació ella y en el cual murieron sus padres en el día de su bautismo.
Entonces Mira urde un plan por más de ocho meses, agarra una mochila, se sube a un micro y se va a Beau
Rivage una semana antes de su cumpleaños dieciséis, a buscar la tumba de sus padres. Fuck logic.
Una vez allá, cae en la cuenta en realidad no tiene dónde quedarse, ni conoce a nadie, y si le pasa algo, nadie tiene idea de dónde está. El plan inmediato es dormitar en la mesa del restaurante de algún casino. En eso conoce a Blue, que tiene pelo azul, un piercing en la ceja y muy mal carácter, además de muchas ganas de sacarla del Casino Dream, y a su mejor amigo, Freddie, que tiene toda la pinta de ser un pan de Dios- pero cuando una está sola en un pueblo desconocido, nunca puede tomar demasiadas precauciones. A Mira no le causa ni un poco la actitud de Blue, que le ofrece pagarle una habitación de hotel -solita, por su puesto- siempre y cuando sea lo más lejos posible del Dream, con tal de que no conozca a su hermano, así que se va a dormitar al jardín del casino en su lugar.
Aparentemente, una no puede ni dormir en un pueblo perdido sin que la interrumpan, porque tan pronto como cierra los ojos, la encuentra Felix. Veintipocos años, pelo también azul, pero de traje, es el hermano de Blue y dueño del Dream, y como tiene una debilidad por las damiselas en apuros, le ofrece una habitación en el mismísimo casino. Que sí, hombre, por supuesto que me quedo en su hotel, con esos ojazos que tiene usted, faltaba más.
Pero, ah, si sólo las cosas fueran fáciles para nuestra pobre, pobre Mirabelle; Blue no hace más que irrumpir en su cuarto en mitad de la noche, arrastrarla en pijamas a conocer a sus amigos (a todo esto, por qué va en lugar de llamar a seguridad todavía se escapa de mi comprensión), todos bastantes raritos, y esto lo digo tanto en el sentido figurado como en el literal.
El surtido de amistades de Blue realmente no tiene desperdicio. Vemos a Viv, a su ex novio / chofer / jardinero / chaperón / admirador / probable futuro asesino, Henley, a Jewel, una chica que por algún motivo se pasa el rato escupiendo pétalos de flores y piedras preciosas, a Rafe, que puede ser descripto como poco más que un bruto, a Layla, que aparece poco pero da mucha ternura, y a los hermanos de Freddie, Wills y Caspian. Y también está Delilah. Y acá nos metemos en lo raro del asunto.
En Beau Rivage pasa esta cosa en la que algunas personas están malditas, en base a alguno de los cuentos
de hadas. Y sí, digo malditas, porque hablamos de los cuentos de hadas originales que, si los leyeron, saben que están lejos de ser lo que nos pintó Disney. Las maldiciones acá son cosas retorcidas, ¿saben? Algunas son hereditarias, pero la mayoría se reciben de un hada malvada -como Delilah-, y de esas, algunas son suavizadas por un hada buena. Hay también varios roles a cumplir, varios tipos de maldiciones, y todo eso es muy interesante. Por ejemplo, los roles de príncipe/princesa se dan solo a aquellos que tienen sangre real (así muy diluida); hay un subtipo de malditos, los honor-bound, que son los que tienen la capacidad de romper maldiciones, como son toda la familia de Freddie.
Cuestión que Mira descubre que, oh sorpresa, ella tiene una maldición (no digo cuál, pero si no lo adivinan por la portada no somo más amigos), y su príncipe anda por ahí, en el grupete de Blue. El problema es que sabe muy poco de las maldiciones en general, y por ende de la suya propia, así que debe recurrir a Delilah, el hada malvada de la que les hablaba antes, par descubrir un par de cosas.
Mientras tanto, hay un triángulo obvio, y se trata de Blue - Mira - Felix, aunque lo cierto es que (y acá va mi primer queja) jamás hubo competencia alguna. Mira es uno de esos personajes que no escuchan lo que se les advierte. Digamos, ¿Clary, por ejemplo? Así, pero peor, porque al menos ella se paraba dos segundos a plantearse la situación desde todos los puntos de vista. Mira está encerrada en tal búsqueda de la perfección, producto de pasarse toda su vida imaginando una vida con sus padres (convenciéndose, eso es lo más triste). No consigue darse cuenta de que no, la gente no es perfecta, y no está bien pretender que lo sean. Tampoco está bien no dejar ir a aquellos que se fueron. Yo sé que es duro, lo sé, pero no se puede vivir en el pasado. Es también una rebelde sin causa, que no tiene ni idea de contra qué se rebela.
En fin, que no deja de ver las fallas que tiene el resto, y al acotarlas entre sí (entre una y otra persona, eso es), lo hace mal, y termina cerrando los ojos a lo que no le conviene y decide mal y hace mal las cosas y arruina todo. El 80% de los desastres de la novela podrían haberse evitado si ella pensara con la cabeza.
Ahora, no se me pasa por alto que si lo hiciera, nos quedaríamos sin historia, y el punto de todo el libro es que las cosas pasan, aunque no sea del modo que lo esperábamos. Tenía que pasar así, pero eso no quita que moleste.
Blue tiene mucha más dimensión como personaje. Puede que su maldición sea obvia para algunos (por el
pelo azul, digo), pero a mi ni se me cruzó por la cabeza hasta que lo dijeron, bien entrada la segunda mitad del libro, y me dejó con la boca abierta. La información en cuanto a él, su pasado y su maldición se da con cuentagotas, y mantiene muy bien el misterio. La de Felix es la misma, pero no hablemos de él que me da rabia -y que no quiero spoilear.
El resto de los amigos me encantaron, me parecieron un surtido muy variado y muy tierno. Freddie me dio mucha ternura, mucha pena por momentos, y le tomé mucho cariño. Igual con Viv y Jewel, y con el resto, en general.
Algo que no se puede esperar como cosa primordial en un retelling es, aprendí, originalidad. Pero lo bueno es que no es lo que uno tiende a buscar.
Por el otro lado, sí noté unas cuantas fallas casi de continuidad, diría yo. Cadáveres de hace años que por algún motivo no están descompuestos, la prohibición de depilarse y, sin embargo, Mira se la pasa depilada (¿? tell us your secret), madrinas haciendo una torta de cumpleaños una semana antes del cumpleaños... cosas que tal vez, tal vez tengan un motivo, pero que no se explica en ningún momento. Y esas cosas me ponen muy mal.
Pero paren, porque lo estoy destripando y suena como si no me hubiese gustado, que no es el caso. Me gusta mucho la manera en la que los cuentos clásicos vuelven al siglo XXI. Me gusta mucho cómo está narrado. Fuera de Mirabelle, me gustan mucho los personajes. Es una lectura muy ligera, muy adictiva, muy amena, muy divertida (porque tiene tintes muy cómicos) y realmente muy interesante, que deja algunos cabos sueltos, pero no demasiados, porque es, recordemos, un autoconclusivo.
¿Lo mejor? Logra transmitir tanto lo retorcido de los cuentos clásicos como una dulzura y un humor que lo hacen muy agradable.
¿Lo peor? A veces daba la sensación de que las cosas estaban demasiado armadas. ¿Saben a lo que me refiero? Que las piezas del rompecabezas estaban puestas en la posición correcta para que Mira sólo tenga que encastrarlas.
¿Lo recomiendo? Lo recomendaría, pero por el momento no está publicado en español. Buuu. Si se animan con el inglés, adelante.
Calificaciones:
Redacción: 5/5
Ritmo de lectura: 4.5/5
Concepto general: 5/5
Originalidad: 3/5
Desarrollo: 4/5
Ambientación: 5/5
Personajes: 3/5
Desenlace: 4.5/5
Calificación general: 4.25/5
Portada y edición: 5/5

En la web:



Sobre la autora:

Un individuo interesante; no hay biografías a disposición, y su about en su web oficial es una lista de sus cosas favoritas. Su película de Disney favorita es La Bella Durmiente, su retelling favorito, The Bloody Chamber, de Angela Carter, le gusta Final Fantasy, el kpop, los gatos, Florence + the Machine, y Breaking Bad.

2 comentarios:

esa estrella... dijo...

Me encanta la portada, y tiene una pintaza increíble *-*
Gracias por la reseña guapa ^^

besitos<3

Abbie dijo...

UHUH UHHHH YO QUUIERO PORQUE CUENTOS CLÁSICOS, YO QUIERO DE VERDAD QUIERO ME MUERO PORQUE QUIERO MUCHO.
EN MI PRÓXIMO PEDIDO VA SEGURO. ME MUERO.
Es tomo único? Espero que sí, porque no me gusta mucho la idea de leer sagas en inglés. Whatever, le tengo demasiadas ganas como para que me importe, me dejaste un poco muy enganchada, shame on you.
Kissuuu