lunes, 2 de diciembre de 2013

Reseña: The Replacement


Título original: The Replacement
Título de la traducción: El Sustituto
Autor(a): Brenna Yovanoff
Saga: --
Editorial en inglés: RazorBill (Penguin Group)
Editorial en español: Círculo de Lectores
Fecha de publicación original: 6 de septiembre de 2011
Fecha de publicación en español: (--)
Traducción: (--)
Número de páginas en inglés: 343
Número de páginas en español: (--)
Encuadernación en inglés: hardback; paperback
Encuadernación en español: hardback

Sinopsis de la contraportada:
Mackie no es uno de nosotros. A pesar de que vive en el pequeño pueblo de Gentry, viene de un mundo de túneles y agua negra y lodosa, un mundo de chicas muertas vivientes gobernadas por una pequeña princesa tatuada. Él es un Sustituto- dejado en la cuna de un bebé humano hace dieciséis años. Ahora, está muriendo lentamente en el mundo de los humanos.Mackie daría lo que fuera por vivir una vida normal, tocar el bajo, y conocer más a la chica tan extraña como intrigante llamada Tate. Pero cuando la hermana pequeña de Tate desaparece, se ve arrastrado al submundo de Gentry, conocido como Mayhem. Se encontrará cara a cara con las oscuras criaturas del agujero y deberá encontrar su lugar, ya sea en nuestro mundo- o en el de ellos.

Mi opinión:

Lo empecé con ganas, lo seguí confundida, lo terminé, y suspiré porque ya lo extrañaba.
Mackie no es lo que se dice normal. Él es un sustituto, aunque nunca llegamos a saber qué exactamente. Cuando tenía un año, lo pusieron en la cuna del hijo del pastor del pueblo en su lugar, ante los ojos de su hermana Emma. Gentry nunca fue un pueblo normal, y se sabe que estas cosas pasan de cuando en cuando. Así que la familia de Mackie lo aceptó (a este nuevo Mackie que no es Mackie pero que lo es), y lo criaron con amor y sin resentimiento, porque después de todo, nada de lo que pasó fue su culpa.
Si bien todos lo aceptaron, nadie es tan cercano a él como Emma. La cosa que él más ama, por la que sacrificaría lo que sea, y quien sabe que haría lo mismo por él.
Tiene también amigos, un grupo de lo más corriente donde él es el único bicho raro. Roswell, su mejor amigo, y los gemelos Danny y Drew. Hay una chica que le gusta, Alice, tiene una banda favorita, pequeña, desconocida y underground, llamada Rasputin, con un guitarrista excéntrico pero talentoso y una vocalista que roba el aliento. Hace todo lo posible por llevar una vida normal, pero no puede olvidar que no importa cuánto finja, él no es normal.
Es alérgico al hierro, por lo que no puede comer alimentos enlatados ni estar en contacto con sangre. Sus ojos son negros, no marrones muy oscuros, sino negro antinatural. No puede pisar suelo sagradoDebería estar muerto, porque los sustitutos nunca duran mucho en el lugar del bebé raptado, pero por algún motivo no lo está
Sin embargo, está débil. Mareos y un dolor agobiante y constante, no hay manera de que hacerlos desaparecer... hasta que Janice, la compañera de clase de Emma, le proporciona una suerte de brebaje que lo mejora casi al instantePero nada es gratis, así que pronto se encuentra en la Casa de Mayhem
Justo debajo de Gentry, hay un mundo que la mayoría del pueblo desconoce. Un lugar donde las criaturas conviven, donde nadie es demasiado feo, demasiado extraño, o está demasiado muerto, porque nadie allí es normal. Gobernados por la Morrigan, representan -irónicamente- el lado a la vez más oscuro y más luminoso del mundo de las criaturas, y el exacto opuesto de la Casa de la Miseria, donde la Dama gobierna mediante el terror y la venganza
La Morrigan le ofrece a Mackie, en representación de la Casa de Mayhem, una solución a sus problemas. Ellos le proporcionarán el antídoto que le permitirá vivir entre los humanos y mantenerse sano, a cambio de que él toque el bajo con Rasputin... quienes también pertenecen a Mayhem
Al mismo tiempo, Mackie conoce a Tate, cuya hermana menor, Natalie, murió hace algunas semanas... aunque ella está convencida de que, fuera lo que fuera, eso no era su hermana. Y cuando él se entera del verdadero paradero de Natalie, no puede evitar intentar recuperarla antes de que sea demasiado tarde
Hay muchas cosas de las que puedo quejarme con este libro, pero hay todavía más que me fascinan. Voy a proceder a explicarles ambas, pero cuando lean los puntos negativos, tengan en cuenta que en el sentido general, me encantó.
Primero que nada, y no tanto como crítica sino como observación, me parece pertinente aclarar que el tono de este libro es oscuro. Todo sobre él es oscuro. En la portada, Maggie Stiefvater dice "Amé esta sobrecogedora y hermosa historia sobre las cosas feas. Debería ser leída en voz alta por la noche, entre susurros," y es completamente cierto. Ante todo, es una historia hermosa sobre las cosas feas. Mayhem no es un lugar agradable, pero es lo mejor que tienen estas criaturas, y su princesita tatuada. Es el lugar al que pertenecen, donde se sienten cómodos, donde ser feo o extraño no es un problema, porque la mayoría lo son. A pesar de estar bajo tierra, de ser húmedo, todo lo opuesto a lo que uno imaginaría como un lugar acogedor, luego de la reacción inicial de rechazo (tanto al lugar en sí como a su gente), empezamos a entender cómo funcionan las cosas, y que lo que puede parecer malo, cruel o insensible, en realidad no lo es, si intentamos ponernos en el lugar del otro
En contraste con Mayhem, tenemos lo que yo creo que es un poco demasiado de vida y chisme de instituto. Nuestro protagonista, Malcom, es un adolescente, por lo que sí, va al instituto. Lo que no era necesario, por ejemplo, era todo el asunto con Alice, con la que, por ejemplo, se creó todo un plot de celos y venganzas de colegio solamente para que Mackie pueda establecer una comparación entre diferentes tipos de belleza que no vienen al caso. Que, de hecho, me parece muy bien, porque esa clase de cosas, las polaridades que maneja, fueron lo que me hizo amar el libro, pero sí creo que hubo un poco de drama innecesario. Alice ni corta ni pincha, la que importa acá es Tate... de la que tampoco voy a hablar demasiado. No me cayó mal, aunque a veces sí quería golpearla, pero entendía sus motivos. La mayoría de las vecesRoswell tampoco me cerró del todo; si bien agradable, no me pareció creíble. Creo que esto se trata no tanto de un problema de caracterización, sino de un intento de contrastar cosas. Creo que este libro es un contraste gigante, y algo a tener en cuenta es que no a todo el mundo le gusta eso. Personalmente, los contrastes son mi cosa favorita entre todas las cosas, y creo que por eso es que lo amé tanto.
De todos los personajes, los más interesantes son los de la Casa de Mayhem. De nuevo, contrastes. Chicas muertas y azules que solo buscan sentirse queridas, una asistente/farmacéutica tan hermosa en Mayhem, y tan ordinaria en Gentry, aquella extraña pareja, el guitarrista de los dientes serrados y la cantante tan bella, y la pequeña niña con mente de adulta que lidera a los habitantes de la Casa con compasión y firmeza. Cada uno de los habitantes de Mayhem tiene algo especial, algo que puede pasar desapercibido si no se le presta la debida atención.
El error más incordioso que tiene es sin duda cantidad de errores de continuidad y faltas de lógica. Por ejemplo; la familia de Mackie se da cuenta de que ese no es su Mackie, pero lo acepta como quien no quiere la cosa. Entiendo que no es culpa de él y demás, pero ¿no es lo más lógico para una madre tenerle rechazo a la cosa que reemplaza a su hijo y que no es siquiera humano? Por otro lado, lo de los sustitutos es algo que pasa en Gentry y sólo en Gentry, aunque Gentry mismo no sabe por qué, pero lo acepta de cualquier modo. No se habla, y es casi tema tabú. ¿Por qué, si están secuestrando bebés? Y, peor aún, porque ni siquiera requiere lógica sino que cualquier corrector decente se habría dado cuenta de esto- Mackie no puede consumir alimentos enlatados porque lo intoxican... pero sí puede tomar cerveza de una lata en una fiesta. Fuck logic.
Y a pesar de estos errores, creo que no son suficientes para sobrepasar las cosas buenas que tieneNo es un libro pretencioso, y si se quiere, se puede leer como lo que es -una bonita historia- y seguir adelante. Pero para mí, no fue el caso. No es solo ágil, sino que está hermosamente escrito, y pone en muy pocas palabras conceptos muy complejos. Maneja muchas ideas muy bellas, de una manera muy bella, a pesar de lo difícil que podría ser fundirlo con un tema como el elegido. Me remontó también a mi infancia, cuando solía leer leyendas celtas (esto de los changeling se remonta a esa época, era un tema con el que estaban ligeramente obsesionados; decían que ciertas especies de duendes y hadas dejaban a sus hijos en lugar de los de los humanos, y se los repelía con hierro). Me dejó pensando muchas veces, y creo que más allá del plot en sí, y de cualquier error que pueda tener, es una historia que no voy a olvidar fácilmente.
¿Lo mejor? La manera que tiene de plasmar las cosas. Es a la vez sencillo y lírico, y tiene una manera muy especial de quedarse con uno.
¿Lo peor? Los errores de continuidad, porque hubiese sido tan fácil evitarlos.
¿Lo recomiendo? Vi más reseñas negativas de las que me gustaría, pero lo cierto es que no entiendo por qué.  mí me dejó fascinada.
Calificaciones:
Redacción: 5/5
Ritmo de lectura: 4.5/5
Concepto general: 4.5/5
Originalidad: 4.5/5
Desarrollo: 4/5
Ambientación: 5/5
Personajes: 4/5
Desenlace: 4.5/5
Calificación general: 4.5/5
Portada: 5/5 // Edición: 5/5

Curiosidades:
  • La edición original incluye, al final, el prólogo y el primer capítulo de The Space Between
  •  Maggie Stiefvater le hizo a Brenna una entrevista, muy interesante, muy divertida, que pueden leer acá.

Sobre el autor:

Brenna Yovanoff fue criada en un granero, una carpa y un tipi, y educada en casa hasta la secundaria. Pasó sus años de formación en Arkansas, en un pueblo con densa población de serpientes, donde a veces caían pollos del cielo. Cuando tenía cinco, se mudó a Colorado, donde llueve con regularidad, pero nunca pollos. 
Es la autora de la novela juvenil The Space Between, y tiene un MFA en Ficción en la Universidad Estatal de Colorado. Vive en Denver con su esposo.
---
Soy buena en el fútbol, videojuegos violentos y hacer una masa para tartas muy grumosa.
Soy mala bailando, tomando decisiones, e inspirando confianza como una figura de autoridad. Sospecho que esto es porque soy bajita, y también terrible cuando se trata de sonar ruda incluso si sé de lo que estoy hablando.
Me enseñaron en casa hasta que tuve quince, lo cual probablemente afectó mi manera de ver el mundo en modos que no puedo siquiera comenzar a explicar.
Y me gustan mucho, mucho los paréntesis. (Mucho.)

En la web:

4 comentarios:

Solcito dijo...

Hola Kitten!!
Parece un libro fuera de lo común e interesante, pero no lo siento muy de mi estilo. Igual me alegra que te haya gustado :)
Me reí tanto con esto:
Mackie no puede consumir alimentos enlatados porque lo intoxican... pero sí puede tomar cerveza de una lata en una fiesta. Fuck logic.

Como no se dan cuenta de esos errores?? Por diooos!! que bronca dan esas cosas! pero bueno que se yo!

un besito :)

esa estrella... dijo...

Tiene muy buena pintaaaa!!! *--*
Mil gracias por la reseña!!

besitos<3

Maii dijo...

Hola atomic! c:

asdksakld Muy buena la reseña, ahora me llamó bastante el libro *-* Voy a tratar de conseguirlo cuando viaje..
Me asusté porque pensé que The Space Between era relacionado con este pero según lo que busque es una historia aparte?? Creo? Igual parece interesante también..

Besos :3

Ivannova dijo...

Me encantaría leer el libro, me llamó la atención con tan solo ver la portada! Si lo llego a encontrar por acá no dudaré en comprarlo :D

Besos