lunes, 13 de enero de 2014

Reseña: Canción de Olas


Título original: Watersong: Tidal
Autor(a): Amanda Hocking
Saga: Sirenas #3
Editorial en inglés: St. Martin Griffin
Editorial en español: Planeta; Destino
Fecha de publicación original: 4 de junio de 2013
Fecha de publicación en español: octubre de 2013
Traducción: Ana María Lojo
Número de páginas en inglés: 352
Número de páginas en español: 377
Encuadernación en inglés: hardback; paperback
Encuadernación en español: tapa blanda con solapas

Sinopsis de la contraportada:
La calma que Gemma comienza a sentir tras su ruptura con Alex no es más que el preámbulo de una inevitable tormenta.Gemma finalmente ha descifrado el modo de romper la maldición que la ata a las hermosas y letales sirenas. Lo que ignora es que Penn, Lexi y Thea están decididas a matarla antes de que logre desvincularse de ellas.Pero la rebelde sirena tiene otro motivo que la ancla a Penn en Capri: también la detiene esa extraña atracción que siente por Daniel, el novio de Harper. ¿Cómo es posible que sea el único hombre inmune a sus encantos y a la canción de mar?

Mi opinión:

Estoy gratamente sorprendida con el progreso de Hocking.
SPOILERS DE TOMOS ANTERIORES.
La última vez que supimos de Gemma, ésta estaba usando su canción para hechizar a Alex y convencerlo de
que no la ama, en un intento de que las sirenas lo dejen en paz. Gemma, Harper y Daniel llegaron a un trato con ellas: van a dejarlas un tiempo en Capri mientras tratan de averiguar si, de hecho, hay algo mágico en la ciudad. Gemma gana tiempo para tratar de descubrir la manera de deshacerse de la maldición antes de que Penn, Lexi y Thea se cansen de esperar y decidan irse- con o sin ella.
Con lo que Gemma no cuenta es con que tal vez encuentre en Thea una aliada -casi una amiga-, y la mayor amenaza sea la que en un principio pareció la más inofensiva, con Penn distraída en su obsesión con Daniel. Harper no decide si ir o no la la Universidad -no quiere alejarse de Gemma-, y por medio de una amiga en común encuentran la respuesta que están buscando: puede que haya una manera de destruir la maldición. Pero para ello necesitan un pergamino... que no tienen idea de dónde puede estar.
No puedo evitar comparar esta saga con, por ejemplo, la primera de la autora (la única que terminé de ella, por el momento), Lazos de Sangre. Creo que lo más notorio es la evolución de la manera de desarrollar la historia.
El asunto con Hocking es que sus historias tienden a ser entretenidas, ligeras, pero de bajo impacto. No generan tensión ni curiosidad, y lo que nos lleva a seguir leyendo es meramente esa ligereza. Tiene sus momentos de ansiedad, de acción y demás, pero en líneas generales, no existe eso de estar al borde del asiento, mordiéndose las uñas para saber qué pasa.
Sucede también que son historias bastante planas, lineales, con poco contenido. Lo que se ve es todo lo que hay.
Por eso es que me sorprendió para bien encontrarme con una historia eficazmente desarrollada a la práctica totalidad de una tetralogía. No sólo cuenta con más acción y más atractivo, sino también con la dosis justa de misterio e intriga.
Si bien conserva la ligereza (es más extenso que los anteriores, con casi cuatrocientas páginas, pero lo leí en menos de un día), lo que vimos en el primer tomo no fue más que la punta del iceberg. Detalles que en su momento consideramos irrelevantes resultan en secretos latentes que aguardan a ser descubiertos, los personajes no son lo que creíamos, y nos damos cuenta de que a veces, no se es o bueno o malo, sino que hay naturalezas que no se pueden cambiar- pero sí se puede luchar contra ellas.
Tenemos también la evolución de los personajes, que siempre es bueno. Gemma no me resultó particularmente molesta en ningún punto (creo recordar), pero ahora se me hizo hasta casi madura y todo. Tuvo sus momentos, por supuesto, pero incluso detrás de alguna que otra acción que habría estado mejor no existiendo, comprendí las razones y no la martiricé.
Y hablando de eso, ese es otro punto. Se logra conectar mucho más con los personajes. Ya no son simplemente un grupo de personas que hacen cosas mientras nosotros observamos, sino que llegamos a comprender motivaciones y emociones y demás, lo que hace que nos involucremos más con la historia. Que siempre es bueno.
Y esto corre incluso para las villanas, porque comenzamos a ver, por medio de flashbacks, fragmentos de la
Penn ^
vida de las sirenas antes de llegar a Capri. Al principio confunde un poco, porque no está señalado y nos aparece de golpe un personaje que tenemos entendido está muerto, pero no cuesta nada acostumbrarse y rápidamente tomamos interés en los que los recuerdos de Thea tienen para mostrarnos. Descubrimos en ella más que un monstruo, porque es, de las tres, la más reflexiva. Penn muestra una actitud ligerísimamente más humana de lo que viene mostrando hasta ahora, y Lexi deja atrás la imagen de rubia tonta angelical, que de tonta no tiene un pelo. Y sin embargo, no odio a ninguna de las tres. De hecho, creo que en ellas cae mi personaje favorito de la saga. ¿Qué puedo decir? Tengo debilidad por los villanos bien construidos.
Por otro lado, no sé si recuerdan que la maldición de las sirenas tiene un origen griego. Pues bien, acá nos metemos un poco más de lleno en eso -aunque no demasiado. No es ni pretender ser un libro de mitología, y lo cierto es que le queda bien. Es la dosis justa para que resulte claro pero no abusivo.
En una nota superficial, ya pueden tirarme tomates, porque la portada me encanta. Me encantan los colores, y es ligeramente tétrica, lo que creo que encaja bien con las criaturas que se nos presentan.
¿Lo mejor del libro? Siempre me gusta ver que un autor crece y no se estanca.
¿Lo peor del libro? El final no es solo abierto, sino truncado. Réquiem Abismal tendría que estar pegado al final de Canción de Olas, creo yo.
¿Lo recomiendo? De las sagas de Hocking, es la que más me gusta, así que sí.
Calificaciones:
Redacción: 4/5
Ritmo de lectura: 5/5
Concepto general: 4.5/5
Originalidad: 4.5/5
Desarrollo: 5/5
Ambientación: 4.5/5
Personajes: 4.5/5
Desenlace: 3/5
Calificación general: 4.3/5
Portada y edición: 4/5


Sobre la autora:
Amanda Hocking es una joven autora nacida el 12 de Julio de 1984 en Austin, Minnesota.
Dotada de un gran talento para escribir, dio vía libre a su vena literaria mientras trabajaba como auxiliar de enfermería. A pesar de que las editoriales americanas rechazaran sus novelas, en abril de 2010 decidió autopublicarse en Internet. Amanda no se podía imaginar el éxito que le iba a sobrevenir.
Sus historias sobre vampiros y otras criaturas fantásticas enloquecieron a la gente, su blog empezó a crecer, sus seguidores en Twitter se multiplicaban por semanas, sus novelas triunfaban como jamás ella se hubiera podido imaginar llegando a la impresionante cifra de un millón de copias. Amanda Hocking es la escritora que más ha vendido en la Red.
En marzo de 2011 firmó su primer contrato de publicación, con la editorial americana St. Martin Press, por la cifra de dos millones de dólares. En la actualidad una de sus novelas está en proceso de adaptación cinematográfica.
Amanda Hocking, es el ejemplo del cambio que se esta produciendo en el mundo editorial y en el uso de la tecnología digital y las redes sociales.

3 comentarios:

Abbie dijo...

Le tengo un montón de ganas a esta saga la verdad, como que siempre me metes más ganas y más ganas y medio te odio por eso tbh.
Also, lástima lo del final truncado -.-'
Kissuuuuuuuuuu

Mar dijo...

Que bueno que la autora no se estanque(?) No los leí pero nada,holi(?)

esa estrella... dijo...

Ya sabes que aún tengo que hacerme con alguno de esta autora ;)

Gracias por la reseña!!

besitos<3