sábado, 14 de noviembre de 2015

Reseña: Posdata: te amo



Hay personas que esperan toda la vida para encontrar a su alma gemela, pero ese no es el caso de Holly y Gerry. Se conocían desde el instituto, y se sentían como si siempre hubiesen estado juntos. Podían acabar las frases del otro, e incluso cuando discutían lo hacían riendo.  
Holly pensaba que no podía vivir sin Gerry. Pero tres meses después de su muerte, recibe un misterioso paquete. Él le ha dejado una serie de cartas en las que, con ternura, sabiduría y humor, la anima a seguir adelante.



La edición (del mío al menos) es sencilla, prolija, de bolsillo. La portada es, sí, la de la película (lo cual sé que es algo que no a todo el mundo le parece bien), pero a mí me parece preciosa.
Y respecto a la película: van a llorar más con ella que con el libro.





La portada y el título la hacen parecer una historia de amor corriente y moliente: súper feliz, súper perfecta. La sinopsis la hace parecer la cosa más triste del mundo. Sin embargo, este libro es la trampa del multiple choice: ninguna de las anteriores.

Holly está hecha un hongo: lleva semanas encerrada en su casa con las cortinas bajas, sin limpiar, sin bañarse, casi sin comer. Después de un terrible año con un tumor cerebral, Gerry, su otra mitad, la dejó sola, y ni puede ni quiere salir adelante. Depende enteramente de sus amigos, John y Sharon, y de su familia, que hace todo lo que puede... aunque no es suficiente.

Cuando menos se lo espera, le llega la primera carta. Hay doce, una por cada mes por el siguiente año, y están orientadas y guiar a Holly para que supere a Gerry... escritas por el mismo Gerry.

La sinopsis no es demasiado fiel a la forma en la que se desarrollan las cosas: la realidad es que la relación de Holly y Gerry estaba lejos de ser perfecta. No discutían riendo, sino a los portazos -como en cualquier relación. Sin embargo, se querían, y era por eso que hacían que funcione. Fue un golpe fuerte para Holly, y si bien Gerry no quería dejarla (obviamente), resulta interesante que, incluso después de haberse ido sea él el pilar tanto de ella como de la relación, que sigue viva después de todo.

No tengo intención de hacer paralelismos con la película, pero habiéndola visto tanto antes de leer el libro, este punto me sorprendió bastante: en el film, la forma en que las cartas llegan a Holly es un misterio casi mágico: nadie tiene idea de cómo sucede, así que lo mismo puede estar mandándoselas desde el más allá. Por el contrario, en el libro tenemos flashbacks de los preparativos, y a primera vista esto puede parecer un turn off, pero en la práctica lo hace más mágico aún: las escenas que hacen que se te caigan las lágrimas son, precisamente, las de Gerry dejando todo listo para partir, y no las de Holly arrastrándose por los rincones. Shocking.

Al respecto de esto, reconozco que Holly se me hizo un poco pesada. No porque no la entienda, porque comprendo que hay que estar en ese lugar para ver cómo reacciona cada uno, que no todos lo hacemos de la misma forma, pero una cosa es estar triste, y otra cosa es ser incapaz de sentirte feliz por tu mejor amiga o tu familia, sentir envidia de ellos. No se la puede juzgar, en teoría, pero me parece un límite que todos deberíamos tratar de no cruzar.

Aún así, lo que me parece fantástico de esta historia es que si bien es triste en concepto, en teoría (y definitivamente en su trasfondo), también está salpicada de rayitos de luz: la historia de Ciara, la hermana de Holly, el embarazo de Sharon, la mejor amiga... y Daniel. Holly lo conoce en una de las misiones que le encarga Gerry, y si bien los límites de su relación son difusos, es claro que es sincera, sea lo que sea. Y en muchos casos, creo, es eso lo que verdaderamente importa.

Es una historia preciosa sobre aprender a dejar ir, por difícil que sea, aunque no implica olvidar. Es una historia sobre cicatrices, pero también sobre sanar, y dejar que nos ayuden a hacerlo.



4 comentarios:

Mar dijo...

Qué horror dejar cartas porque te vas a morir, la pasan muy mal.
No me termina de llamar pero <3 porque 4 planetitas y <3<3

Maii dijo...

Hola♡
Nunca vi la peli, recuerdo haberla tratado de empezar una vez, pero siempre me la pintaron tan pero tan triste que mejor no</3
la trampa del multiple choice je
Puede que algún día lo lea pero tipo si se lo compra sol

Besos!

Solcito dijo...

Ayy mira vos!! Yo vi tanto esa peli! Siempre termino llorando obviamente pero bue jajjaa. Me da curiosidad lo que decis de la preparacion que hace el de las cartas y todo eso, pero suena muy triste!! Pobrecito él!
Siempre fue un pendiente este libro asi q espero eventualmente comprarmelo!
Besitos!!

Abbie dijo...

No podría leer este libro porque vi un pedazo de la pelicula y me aburrí perdón. Igual me gustaría haber visto los preparativos que hacía Gerry para que le llegaran las cartas that must've been cute.