sábado, 19 de marzo de 2016

Mini-reseña: La chica que amaba a Tom Gordon


El mundo tenía dientes y podía morderte en cualquier momento. Trisha McFarland lo descubrió cuando tenía nueve años. A las diez de una mañana de principios de junio estaba sentada en el asiento trasero del Dodge Caravan de su madre, vestida con una sudadera azul de los Red Sox (la que llevaba 36 Gordon estampado en la espalda), y jugaba con su muñeca. A las diez y media se había perdido en el bosque. A las once intentaba contener su terror, no pensar: Esto va en serio, esto va muy en serio. Intentaba no pensar que, en ocasiones, cuando la gente se perdía en el bosque salía gravemente dañada. A veces incluso moría.



Edición de Sudamericana, colección de La Nación, you know the drill. No encontré typos ni otros errores. No hay quejas. 



Mini reseña para un mini libro: es uno de los más cortos (sino el más) de los del autor que fue publicado solito y no en una colección (véase: Todo oscuro, sin estrellas; Las cuatro después de medianoche).

En La chica que amaba a Tom Gordon, la chica es Trisha tiene nueve años, una familia disfuncional y una mochila llena de provisiones para una caminata, además de una pasión mucho más grande que ella por el baseball y, específicamente, los Red Sox, y aún más específicamente, Tom Gordon, el jugador estrella. Así que, cuando en su caminata se pierde en el bosque en el medio de una discusión entre su hermano y su madre, que no le prestan ni un poco de atención, Tom Gordon se vuelve su compañero imaginario, quien la aconseja y alienta.

Creo que no van a tener problemas con este libro si saben de antemano con lo que se están metiendo: doscientas treinta páginas de bosque. Yo, cuando lo compré, no tenía ni idea, y cuando lo empecé, tampoco, y por eso me costó un poco meterme de lleno en la historia, porque medio estaba esperando que encuentren a Trisha, que es chiquita y no debería haber llegado jamás a este punto. Pero ese es todo el libro: Trisha en el bosque.

Una vez pasado el inicio (las primeras setenta páginas, diría), es más fácil agarrar ritmo y dejar de esperar cosas que no van a pasar, y por ende, disfrutar lo que sí está pasando. Pero tengan en cuenta que para que una criatura de nueve años sobreviva diez días sola en el bosque, tiene que ser una criatura muy particular, y que quizá no se crean que sea tan avispada.

Una lectura corta, menos ligera de lo que uno esperaría simplemente por su monotonía, pero igualmente disfrutable.



4 comentarios:

Daiana dijo...

Hola! Todavía no lo he leído, me llama bastante la atención además de que es muy raro encontrar una novela corta de King. Me frenaba un poco el hecho de que sea una niña de 9 años, conociendo al autor tenía miedo de que le pasaran cosas horribles, pero creo que es más un libro de supervivencia. Como sea espero leerlo pronto, hace rato que no leo nada de él :( Nos leemos la próxima, besos☺

Eva Ferrero dijo...

Hola.

Tiene buena pinta aunque lo dejaré pasar porque le tengo un poco de respeto a los libros de Stephen King.

Un saludo

Abbie Dreams dijo...

No es el primero que agregaría a mi lista de pendientes de los de King igual. I need horror.
A propósito de eso, me había propuesto leer Revival este mes, pero TODAVÍA sigo con The Elite, alguien que me dispare pls.

esa estrella... dijo...

No he leído al autor y esta podría ser una buena introducción si ya voy mentalizada sobre el bosque XD
Muchas gracias por la reseña ^^

besitos<3