lunes, 15 de julio de 2013

Reseña: Multiverso

Multiverso


Título original: Multiversum
Autor: Leonardo Patrignani
Saga: Multiversum #1
Editorial en italiano: Arnoldo Mondadori Editori
Editorial en español: B de Block

Fecha de publicación original: 2012

Fecha de publicación en español: mayo de 2013
Traducción: Juan Carlos Gentile Vitale
Número de páginas en inglés: --
Número de páginas en español: 291
Encuadernación en inglés: tapa dura con sobrecubierta
Encuadernación en español: paperbac
k

Sinopsis oficial:
Alex Loira, un chico italiano de dieciséis años, cae al suelo desmayado en medio de un partido de baloncesto. En ese mismo momento, Jenny Graver, una chica australiana de la misma edad, también se desvanece en su casa. En los últimos cuatro años esta clase de sucesos se ha venido repitiendo con frecuencia. El hecho es que Alex y Jenny se comunican telepáticamente y, ansiosos por conocerse, se citan por fin en el muelle de Altona Beach, en Melbourne. Ambos están allí. O al menos eso dicen. 
Porque ninguno puede ver al otro. Marco, un amigo de Alex, descubre que se trata de la teoría del Multiverso: nuestras vidas se desarrollan de manera distinta en una infinidad de dimensiones paralelas. En el mundo de Alex, Jenny murió a los seis años. En el mundo de Jenny, Alex existe pero no es su amigo. ¿Cómo podrán encontrarse? O mejor todavía, ¿cuándo y dónde podrán encontrarse?

Mi opinión:

Lo terminé hace un ratito, con los nervios a flor de piel.
Alex vive en Milán, Italia. Jenny, en Sydney, Australia.
Se conocen, pero no en realidad, porque sus encuentros se limitan a flashes y conversaciones mentales, telepáticas, cada uno en su rincón del mundo. Así que cuando Alex -Alessandro- decide que es tiempo de conocerse, se toma un avión y viaja a Sidney. Pero el punto de encuentro está vacío, a pesar de que Jenny esta ahí, en el mismo lugar en el que Alex está parado...
Desesperado por encontrar una respuesta lógica -y diferente de "estás enloqueciendo"-, Alex acude a su mejor amigo Marco, un genio de la electrónica y tecnología, quien le propone la teoría del Multiverso: Alex sí estaba en el punto de encuentro, y también lo estaba Jenny... sólo que en dimensiones diferentes. Nuestras vidas tienen infinitas posibilidades, que se desarrollan en las igualmente infinitas dimensiones del Multiverso. Por lo tanto, hay un Alex en la dimensión de Jenny, pero ella no lo conoce, y hay una Jenny en la de Alex... que murió a los seis años.
La pregunta que surge entonces es: ¿cómo pueden Alex y Jenny encontrarse, físicamente y no solo telepáticamente?
Poco a poco, ambos comienzan a realizar pequeños saltos en el espacio tiempo, de una dimensión a otra, pero a medida que se les dificulta menos, también pierden más el control sobre su don; sobre todo Alex, quien se ve arrastrado de realidad en realidad, a veces sin siquiera notarlo. Cuentan con poca información, y lo único que tienen son las relativamente infructuosas investigaciones de Marco y las profecías de un anciano adivino de dudosa reputación, pero ambas coinciden en un punto: el fin está cerca.
Lo primero que quiero decir es que me gustó muchísimo más de lo que esperaba. Eso dicho, vamos a ver en detalle.
Para empezar, ninguno de los personajes me cayó mal. Ya sé, toda una novedad, yo también me sorprendí. La realidad es que, aparte de Alex, Jenny y Marco, el resto son transitorios, casi extras, pero lo interesante es que la novela misma hace hincapié en lo importante de cada acción humana, cómo cada pequeña decisión cambia el futuro de una manera u otra, por lo que no puedo decir realmente que sean personajes intrascendentes. Voy a decir, en cambio, que ellos son los únicos cuya historia seguimos a lo largo del libro.
De los tres, Marco fue mi favorito. Un cerebro privilegiado, vive solo en su palacio de la informática, tiene múltiples inventos, otros sin patentar porque no son del todo legales, pero sacando a Alex, está solo: el mismo accidente que le arrebató sus piernas -literalmente-, le quitó también a sus padres. Sin embargo, a pesar de que la historia no es suya, es la persona que más ayuda a Alex y Jenny a encontrarse, y la verdad es que, a riesgo de sonar tópica, jamás lo habrían logrado sin él.
Alex, por otra parte, también me gustó muchísimo, a pesar de que hubo cosas que me resultaron poco no es-, pero Alex había dado pruebas de que en verdad existía (que no eran pruebas en absoluto, pero ella no reparó en eso y en lugar de analizarlas, optó por ignorarlas). Alex tuvo, en cambio, sus momentos de flaqueza, pero él fue el que se movió y trató de averiguar algo, lo que sea, comprobar si, en efecto, estaba loco. No sé si se entiende mi punto: Jenny se limitó a llorar y revolcarse en su pena, mientras que Alex quería, cuando menos, respuestas, y creo que ahí radica la diferencia. Por eso mismo, los capítulos de Alex y Marco son mucho más entretenidos y dinámicos que los de Jenny, que me hacían querer saltarme páginas.
realistas. Creo que me gustó precisamente por el contraste que tiene con Jenny en muchos puntos. Por ejemplo, tenemos lo que más me molestó de Jenny, y es que a lo largo del libro se movió poco y nada. Mientras que Alex tuvo una fe ciega prácticamente todo el tiempo (uno de los detalles que no me parecieron realistas), Jenny decidió que Alex no era real tan pronto como no pudo encontrarlo. Probablemente, esta habría sido la reacción más lógica de una persona común y corriente -lo cual, aclaremos, ella
El resto de los personajes son, como dije, bastante pasajeros; sobre todo porque la historia gira absolutamente en torno a Alex y Jenny, en más de una forma.
Lo que me resultó más inverosímil de todo es lo desprendidos que están tanto Jenny como Alex de sus vidas. Sus amigos, sus familias, la facilidad con la que los dejan atrás. Es más, apenas se nombran los amigos de Alex -sin mencionar a Marco-, y de los de Jenny no se sabe nada en absoluto. Creo que eso fue lo que más me molestó de toda la novela.
Otro de los puntos flacos es que el momento en el que Alex comienza a tener menos dificultades para pasar de una realidad a otra, cuando empieza a perder el control, se vuelve muy confuso y empezamos a ir casi frenéticamente de un universo a otro, entendiendo prácticamente nada, porque no hay ningún tipo de señal -para Alex o para el lector. Pero creo que esa es precisamente la idea, sentir la confusión y desesperación del personaje, es algo que se mantiene a lo largo de todo el libro. Las descripciones en general, pero en especial de locaciones y emociones, son tan vívidas que uno al leer tiene una imagen prácticamente exacta de absolutamente todo, lo cual, como sabemos, no es fácil de lograr.
Me gustó mucho cómo evolucionó la historia: empieza casi con un aire soñador, muy romántico, idealista y ligero, y sobre el final se convierte en una catástrofe. Además me gustaron mucho algunas de las reflexiones de los personajes -de nuevo, sobre todo Alex y Marco.
Otra cosa que me encantó fue que me dejó muchas veces con la boca abierta de la sorpresa, literalmente. SPOILER especialmente con lo de Mary Thompson envenenando a Jenny FIN DEL SPOILER.
A grandes razgos, puedo decir que me sorprendió para bien. Creo que podría bien haber sido un tomo único y habría cerrado perfecto, pero aún así espero con ansias su continuación.
Por último, la portada. La ilustración me parece preciosa, pero hay algo que no me cuadra y creo que es la fuente más el logo de la editorial. Para mí la arruina un poco. Y unas solapas no costaban nada, ¿eh?
¿Lo mejor? Toda la teoría del Multiverso, la base de la novela, es muy original. Y me encanta cómo hasta los más pequeños detalles tienen importancia.
¿Lo peor? No me creo que un par de chicos de 16-18 años sean tan desprendidos respecto a sus vidas.
¿Lo recomiendo? Definitivamente. Es una novela con fallas, pero el resultado general bien lo vale.
Calificaciones:
Redacción: 4.5/5
Ritmo de lectura: 4/5
Concepto general: 5/5
Originalidad: 5/5
Desarrollo: 4/5
Ambientación: 3.5/5
Personajes: 3.5/5
Desenlace: 4/5
Calificación general: 4.2/5
Portada: 4/5 // Edición: 3/5

Curiosidades:

  • No se si a ustedes también les pasó, pero yo creí que era tomo único. Que no. El segundo se llama Multiverso: Memoria, y su portada es preciosa (abajo).


Sobre el autor:
Escritor y cantante italiano, Leonardo Patrignani formó parte de la banda de heavy metal Beholder y es conocido también por ser doblador y comentarista de videojuegos tan conocidos como Call of Duty.
En lo literario, Patrignani ha publicado varios libros dedicados a la literatura juvenil, de entre los que habría que destacar su serie del Multiverso.

6 comentarios:

Piix Alvarez dijo...

Yo lo quiero, bye :/

Abbie dijo...

Ay yo quiero D:
POR PRIMERA VEZ EN LA VIDA NO LEI EL SPOILER. Creo que merezco una galletita o algo tbh.
PERO CUANDO LO VAN A TRAER?? Según yo van a traer todo para la feria del libro pero seguro que son falsas esperanzas OTL

Skynnet dijo...

Yo le tengo muchas ganas a este libro:D
Espero poder leerlo pronto
Gracias por la reseña!
Saludos

Solcito dijo...

Atomic!! :)
Me gustó tu reseña! Vos pusiste varios puntos negativos que yo me olvidé! :p
El libro en general me gustó, me encantó Marco y Alex y la teoría del Multiverso en sí. Yo en cambio con Jenny no se bien que onda, para mi fue algo medio negativo,porque me molestó que se limite a hacer nada y a auto-compadecerse y esas cosas.
Pero bueno espero que se desarrolle mucho mejor en el siguiente libro todo lo flojo! Y toma,para tu sorpresa y la mia ES UNA TRILOGIA!! Asi que después de Memoria creo que viene una que se llama Utopia si no me equivoco,todavia no lo sé,pero creo que ni salio en Italia todavia!
Besitos!!

Maii dijo...

Hola! :)

Yo también quiero mi galletita porque tampoco leí el spoiler xD
skdjfksg Todo el concepto es demasiado interesante, so i want to read it.
Las portadas son divinas *-*

Besos :3

esa estrella... dijo...

Me llama muchísimooooooo >.<
Gracias por la reseña guapa!!! :)

besitos<3