lunes, 10 de febrero de 2014

Reseña: Álbum de Boda


Título original: Bride Quartet #1: Vision in White
Autor(a): Nora Roberts
Saga: Cuatro Bodas
Editorial en inglés: Jove
Editorial en español: Random House Mondadori: Sudamericana
Fecha de publicación original: 1 de mayo de 2012 (reedición)
Fecha de publicación en español: 2014
Traducción: Silvia Alemany Villalta
Número de páginas en inglés: 336
Número de páginas en español: 351
Encuadernación en inglés: paperback; hardback
Encuadernación en español: paperback

Sinopsis de la contratapa:
 
 
De niñas lo compartieron todo y con los años se volvieron mujeres divertidas, sexis e independientes. Y juntas crearon una empresa donde cada una pone lo mejor de sí para convertir una boda en el día perfecto. El éxito está asegurado cada vez que Parker se ocupa de la organización, Laurel del banquete, Emmaline de las flores y Mackensie de las fotos. Si alguien sabe cómo planear la boda perfecta, es este cuarteto de amigas. Aunque concretar varios enlaces a la semana no garantiza encontrar el amor, que siempre aparece donde y cuando menos lo esperas... como acaba de sucederle a Mackensie Elliot. 
Mac siempre se ha sentido más cómoda detrás de la cámara, con la que capta esos instantes de felicidad en los que jamás ha creído. Hasta que literalmente se tropieza con uno... de metro noventa. Y aunque sigue convencida de que las canciones de amor eterno no se escribieron para ella, ¿por qué no aceptar que a veces la vida nos depara sorpresas?

Mi opinión:

Creo que es la primera vez que leo un libro de extensión completa en una sentada. Nora Roberts obra milagros.
Mackenzie es una apasionada de su trabajo, al igual que lo es sus tres mejores amigas. Juntas han montado una empresa organizadora de bodas, Votos, donde todo se planea con meses de antelación para garantizar momentos perfectos. Lauren se ocupa del catering, Emma, de la decoración, Mac de las fotografías, y Parker es la organizadora indiscutida de los eventos, con contactos por doquier y la manera de solucionarlo todo. Nada se escapa del control del staff de Votos; hay lugar para todo y todo tiene un lugar.
Lo que no tiene lugar en la vida de Mac, y que no había manera de planear con antelación, es la aparición (o reaparición) de Carter. Remontado a un enamoramiento de secundaria, Carter regresa por accidente y bajo circunstancias francamente hilarantes (un cardenal que se estampa contra un vidrio, Mac en corpiño y un golpe contra la pared de lo más literal, ni más ni menos), acompañando a su hermana, que está organizando su boda con Votos.
Y lo que ninguno de los dos espera es comenzar una relación con el otro. Para ella, un problema: Carter es perfecto. Más que perfecto. Ella quiere estar con el. Y eso no puede ser. El amor no existe, o al menos, no el amor para siempre. Ya lo vio fracasar en el pasado, de cerca, en las tres bodas de su madre y en otras tres de su padre ausente. Ella no está para esos trotes. No es justo que Carter sea perfecto. ¿No que no lo es?
Para él, es un sueño hecho realidad. En realidad, jamás había hablado con Mac, pero eso no cambia el hecho de que nunca pudo sacarse el enamoramiento de encima. Incluso a pesar de su mentalidad práctica de profesor de literatura, sus chaquetas de tweed, su gato de tres patas y su familia convencional, a pesar de una relación fracasada en el pasado y a pesar de saber que no se conocen de nada y que no son en absoluto el tipo del otro, siente, en lo más hondo de su alma, que hay una razón por la que Mac volvió a su vida después de más de diez años. Y no piensa quedarse en la misma posición que la vez pasada.
La atracción es inevitable e imposible. ¿Podrá Mac superar sus prejuicios y permitirse ser feliz? ¿Podrá Carter ablandar el frío corazón de Mac?
No esperaba engancharme tanto. De hecho, pensé que iba a ser el tipo de lectura interesante pero pesada en algún punto, que lleva varios días en completar y mucha paciencia, y te deja con una vaga sensación de “meh”, pero no fue el caso. Lo que me encontré fue una obra hilarante y llena de ternura, que atrapa de principio a fin.
Ya ven, no estoy demasiado acostumbrada a las historias “de la vida real”, porque siempre me incliné más hacia el lado de la fantasía. Y sin embargo, hay algo en la literatura realista que la fantasía no tiene –aunque me cueste decirlo-, que es la facultad de “llegar” más. Tal vez no más, sino de forma más sencilla, y no porque la historia en sí sea mejor o peor, sino porque podemos, de hecho, encontrarla en la vida real. No voy a decir que en todos los casos porque sería iluso de mi parte, pero sí son cosas que pasan. Y leerlo en detalle es muy, muy agradable.
Mac y Carter son personajes muy realistas. También lo son las situaciones que se presentan, y la manera en la que se enfrentan a ellas. Que pueden gustarnos o no, podemos simpatizar o no, entenderlos o no; pero eso no cambia el hecho de que son realistas.
Mac es fotógrafa, y como es de esperar, ve los ojos a través de una fotógrafa. Es detallista, aunque dispersa, y eso se nota en su manera de hablar y pensar. Tiene miedo, más de herir que de ser herida, y también le cuesta abrirse a nuevas oportunidades. Todo lo que implique renovación o cambio le asusta. Esto es algo en lo que me sentí identificada con ella, y logré entender sus motivaciones. Es agradable, es divertida, pero también es seria y considerada, le cuesta decir que no a ciertas personas. Tiene una madre que la manipula, un padre que no la quiere Se regodea en la fotografía porque lo ve como una manera de hacer que los momentos felices duren para siempre. Pase lo que pase después, siempre va a existir la fotografía.
Carter es más pragmático. Profesor en su escuela máter, ama lo que hace, y el brillo en los ojos de un alumno al absorber información es su mayor recompensa. Es torpe, patoso, no sólo en el ámbito físico; habla de más cuando se pone nervioso (que es siempre), y cuando se avergüenza, se le ponen coloradas las orejas. Toma café por la mañana y té en la tarde, y su lugar en el mundo es en un sillón cómodo, con un gato acurrucado en el regazo y la nariz metida en un libro. Representa estabilidad, que es lo que  Mac nunca tuvo,
lo que no cree que merezca, y lo que duda mucho que dure. Y Carter es perfecto, así que no quiere herirlo.
Suena como una locura, pero dado el desarrollo de las cosas en este universo particular, tiene su lógica. Y sí, a veces uno quiere sacudirla para que reaccione- como en la vida real.
La dinámica entre ellos es, sin embargo, increíble. Cada escena de estos dos es magia pura. Y similar es la situación cuando se trata del grupo de amigas. Ellas comparten una conexión pocas veces vista, y es algo hermoso. De verdad que conmueve, y al mismo tiempo, es hilarante.
El tono general de la novela me recordó un poco al de Sex and the City, una de las series de mis amores y que crecí viendo (sí, real, no hablemos de eso). Es ese tipo de humor. Ligeramente ácido, con mucho sarcasmo y realismo exagerado. Me la pasé riéndome prácticamente todo el libro, a carcajadas y en voz alta. Eso no se ve todos los días.
Tiene, también (y esto no es un detalle menor) sus escenas subidas de tono. ¡Sin embargo! Esto no es erótica. No es New Adult. Es romántica adulta, y muy bien lograda. Son escenas bellas. ¿Se entiende lo que quiero decir? Independientemente de lo que hagan (y de cómo lo hagan), la manera en la que se cuentan es hermosa. No es bruta ni guasa, no hay manera de que asquee. No nos vamos a hacer los santos inocentes acá, pero sí es cierto que la manera en la que se plasman las cosas cuenta mucho en la impresión que dejan. Pues bien, estas son escenas hermosas. Muy lindas. Muy agradables, muy amenas. Muy románticas.
En resumen, es una historia que me enamoró. Había leído opiniones por ahí, y muchas decían que esto no es de lo mejor de Nora. Si es así, no puedo esperar a leer sus otras obras. Muy, muy gratamente sorprendida.
¿Lo mejor? El tono de la historia. Es divertidísimo, también muy tierno, muy ameno, y se lee en nada. Además es muy realista.
¿Lo peor? Realmente, no hay nada que pueda decir que no me gustó.

¿Lo recomiendo? Ampliamente.
Calificaciones:
Redacción: 4.5/5
Ritmo de lectura: 5/5
Concepto general: 5/5
Originalidad: 4.5/5
Desarrollo: 4.5/5
Ambientación: 5/5
Personajes: 5/5
Desenlace: 5/5
Calificación general: 4.8/5
Portada y edición: 4.5/5

Sobre la autora: 

Nora Roberts, la autora número 1 en ventas del New York Times y «la escritora favorita de América», como la describió recientemente la revista New Yorker, comentó en una ocasión: «Yo no escribo sobre Cenicientas que esperan sentadas a que venga a salvarlas su príncipe azul. Ellas se bastan y sobran para salir adelante solas. El "príncipe" es como un extra, un complemento, algo más, pero no la única respuesta a sus problemas». Trescientos millones de ejemplares impresos de sus obras avalan la complicidad que Nora Roberts consigue establecer con mujeres de todo el mundo. El éxito de sus novelas es indudable, y quienes la leen una vez, repiten. Sabe hablar a las mujeres de hoy sobre sí mismas: sus lectoras son profesionales, fuertes e independientes, como los personajes que crea en sus libros, y sus historias llegan a un público femenino muy amplio porque son mucho más que novelas románticas. Con Álbum de boda se inicia la publicación de «Cuatro Bodas», su serie más reciente.

3 comentarios:

Flor dijo...

Ew, nono. Mucho romance y cosas así no me gusta y me termina re aburriendo ;___; pero si te gustó buenísimo :3 ojalá te gusten todos los demás que salen ahora ♥

Un beso ♥

Maii dijo...

Hola Atomic! :)

Me alegro mucho que te haya gustado tanto tanto, se ve que desbordas corazones y merengue no sé.
Como lo tiene Sol seguramente lo lea, so yeah. Parece muy linda la historia.

Besos :3

esa estrella... dijo...

Esta autora me gusta mucho, y le tengo muchísimas ganas a casi todos sus libros ;)
Gracias por la reseña!!

besitos<3