domingo, 29 de noviembre de 2015

Reseña: Cementerio de animales




Church estaba allí otra vez, como Luis Creed temía y deseaba. porque su hijita Ellie le había encomendado que cuidara del gato, y Church había muerto atropellado. Louis lo había comprobado: el gato estaba muerto, incluso lo había enterrado más allá del cementerio de animales. Sin embargo, Church habpia regresado, y sus ojos eran más crueles y perversos que antes. Pero volvía a estar allí y Ellie no lo lamentaría. Louis Creed sí lo lamentaría. Porque más allá del cementerio de animales, más allá de la valla que nadie se atrevía a traspasar, más allá de los cuarenta y cinco escalones, el maligno poder del antiguo cementerio indio lo reclamaba con macabra avidez...



Una vez más, edición sencilla si las hay; la mía, por lo menos. Yo tengo la de Sudamericana para La Nación, la de 2015. Es bonita y es correcta, y por el precio al que se comercializa, vale la pena. La portada me gusta particularmente, aunque no sabría decir por qué.

El único error que tiene (y que, por cierto, me resulta inexplicable) es que dos o tres veces se llama Eileen a un personaje que se llama Ellie, y no tengo idea de cómo esto pasó de largo en la corrección de estilo -si es que se hizo en absoluto. Misterio.



Tardé alrededor de un mes en terminar esta novela, y la única razón fue la cantidad desagradable de trabajos prácticos y apuntes por leer que se interpusieron entre Cementerio de animales y yo. Leí la mitad (cerca de 250 páginas) de un tirón, y después de un tiempo la otra mitad de otro tirón, en una tarde de ansiedad y dolor de alma. O sea que en realidad tardé dos o tres días; un buen tiempo para casi quinientas páginas.

Louis Creed, su mujer Rachel, sus hijos Ellie y Gage y Winston Churchill, el gato de Ellie, se mudan desde Chicago hasta Maine, donde Louis consiguió un puesto como doctor jefe de la enfermería de la Universidad de Maine. Consiguen una casa de estilo Nueva Inglaterra, mucho más grande de lo que podrían necesitar, pero definitivamente agradable. Unos cuantos metros más allá se encuentra la casa de Jud y Norma Crandall, una pareja de octogenarios que se quieren como el primer día; y en el medio, una carretera por la que transita una cantidad apabullante de camiones de carga. Jud se vuelve rápidamente el padre que Louis perdió a los tres años, y Norma, una gran ayuda para Rachel en lo que a los niños respecta.

Cuando Rachel y los chicos viajan a Chicago a ver a los abuelos, Louis se queda solo con Church, los Crandall y la carretera, y el gato tiene un percance con ésta última. Y aunque Louis lo siente más por Ellie que por el mismo Church, cuando Jud lo guía hasta el cementario de los indios micmac, más allá del cementerio de animales de la colina, y le pide que cave una tumba y y le haga un cairn, Loius lo hace, por Ellie, y entonces Church vuelve. Raro, un poco menos amable y con olor a musgo y tierra... con olor a cementerio. Pero vuelve, y Ellie lo sigue teniendo. ¿Alguna vez alguien llevó a un humano allá arriba?, pregunta Louis. No, responde Jud. Pero ¿realmente no se hizo? ¿Y realmente no se puede hacer?

Lo cierto es que a lo largo de las quinientas páginas no parece pasar mucho; es más como si acompañáramos a Louis desde que las cosas parecen mejorar hasta que descarrilan. Y a medida que leemos, uno se va preguntando "ya, ¿qué más puede pasar que justifique otras trescientas páginas de nada?" Y entonces seguís leyendo y medio ya sabés, y medio no, y de golpe lo terminaste y no podés creer lo poco que pasó a la vez que lo mucho, y todo en quinientas páginas de nada. Resulta francamente fascinante.

Empecé este año a leer a King, así solo llevo cuatro o cinco como mucho, y cuando me decían que es cruel realmente no lo entendía, porque no me había topado con nada donde lo fuera. Y ahora lo veo. Ese hombre es maldad pura, quedan advertidos. Y el final, gaaahhh.

Plot twists, un gato medio zombie y un cementerio indio que parece tener mente propia, calma aparente, mindfucks. Damas y caballeros, Stephen King.



6 comentarios:

Maii dijo...

Holu♡

(Church !!!)
Me alegro de que lo hayas podido terminar y lo disfrutaras... por ahora no me llama, pero quien sabe cuando pueda tener una revelación y sumarme al club de fans de Stephen King, que total ya estas vos je

Daiana dijo...

Simplemente este es el tipo de libros que me encantan de Stephen! Clásico y terrorífico. Mi parte preferida es la última página, ese suspenso y final semiabierto... Me encanta ese final☺ Nos leemos pronto!

Abbie dijo...

No me encantan los gatos. Y quizás esa sea la única razón por la que este libro no termine de gritarme en la cara que //tengo// que leerlo. Quiero, pero no tengo apuro. Ya sé, a todo el mundo le gustan los gatos, pero a mi me odian. Siempre me rasguñan y aunque eso no debería entrometerse en qué cosas lee todos sabemos que no soy un ser racional.

Rode. dijo...

Empecé a leerlo, pero tuve que dejarlo aparcado D: De todas formas, decir que, aunque me parecía bastante introductorio, lo estaba disfrutando (¡pero ahora me has metido miedo con el final!)
¡Un abrazote!

Mar dijo...

Lo quiero leer pero gatos y muerte y ehh muerte ah re si, pero tarde o temprano pasará(?
pobre señor todo lindo la nena tiene su gato de nuevo pero ehh mi amor lo enterré hace unos días bueno

AtomicKitten dijo...

@Mai: (Otro, sí)
Ojalá sea pronto *cruza las cosas*

@Daiana: Not gonna lie, casi revoleo el libro contra algo de la desesperación jaja. Beso!

@Abbie: La primera frase de tu comentario vuelve inválido cualquier argumento que puedas hacer SOBRE CUALQUIER COSA bai

@Rode: Yo no, miedo te va a meter él, jaja. Ojalá lo puedas seguir pronto!

@Mar: No entiendo por qué querés leerlo pero bueno cosas
Shh Ellie no sabe