sábado, 6 de febrero de 2016

Reseña: Sky



Cuando Sky ve por primera vez a Zed, el chico malo de su nueva escuela, ya no puede quitárselo de la cabeza. Él le habla con sus pensamientos, lee su mente. Las sombras de su pasado la atormentan y un nuevo mal amenaza su futuro. Sky experimenta fenómenos paranormales y pronto se sumerge en una trama de romance y acción que la lleva a descubrir su verdadera identidad. Ahora debe enfrentar la oscuridad y decidir si acepta o no su nueva vida y el amor. ¿Se atreverá?



Tengo para decir lo mismo que digo siempre sobre las ediciones de V&R: súper prolija, súper cuidada. Aplaudo de forma entusiasta la elección de haber mantenido las portadas originales (aunque yo, personalmente, hubiese dejado el nombre como era, ya que igual íbamos a dejar el nombre de la saga en inglés). 

Por otra parte, voy a aclarar esto en casa una de las reseñas de la serie: son todas historias independientes que van en un orden cronológico, pero si las leen mezcladas, no pasa nada. Los primeros tres (Sky, Phoenix y Crystal) siguen a los tres hermanos Benedict más jóvenes; los siguientes tres (Misty, Angel y Summer) siguen a un grupo de tres amigas, aunque los Benedict aparecen por ahí. 



No me voy a extender mucho en esta reseña, primordialmente porque no tengo quejas que me hagan escupir tesis, pero además porque lo leí hace mucho y no lo recuerdo tan bien como querría (pero no tengo tiempo para releerlo prontamente y quiero leer Misty antes de que sea Navidad de nuevo).

Lo que tienen que saber antes de empezar este libro es que, sí, se van a encontrar con una historia de chica-conoce-chico. Pero destrocemos el estigma: esto no es tan malo como suena. Sky no confía en Zed. Zed tiene unos hábitos un poco preocupantes. Como hablarle con la mente. Y, sí, además es una belleza. Tengamos en cuenta, sin embargo, que su relación tarda lo suyo en desarrollarse, y que además está apoyada por el concepto de toda la saga (los Savants y sus almas gemelas, nada más ni nada menos), y que aunque termine de forma algo... absoluta, podemos fruncir el ceño, cerrar el libro, y olvidarnos del asunto. Hasta que empecemos Phoenix.

Sin embargo, las relaciones interpersonales de Sky y Zed no son lo único que sucede. Porque en este libro también hay mafia. Y explosiones. Y hoteles de Las Vegas. Y fantasmas del pasado. Y chismes de escuela secundaria. Y todo eso, mezclado con Sky y Zev juntos, y Sky y Zev por separado, concluye en una mezcla casi infalible.

Me gustaron los personajes, y me gustó, sobre todo, la dinámica de los Benedict. Se trata de una familia numerosa: Zev tiene seis hermanos mayores, y sus nombres deletrean el alfabeto a la inversa: Zed, Yves, Xavier, Will, Victor, Uriel y Trace, y si bien solo llegamos a conocer en profundidad a Zed, vemos, por encimita, sobre todo a los siguientes tres (y el resto, en el resto de la serie). Y la mejor parte de esto es ver a los cuatro más jóvenes todos juntos, porque son divertidísimos.

Por el lado de Sky, hay poco que decir: me gusta como protagonista puesto que no me sacó de quicio y se maneja de forma relativamente razonable, aunque tampoco pueda decir que es la heroína del siglo. Los padres (adoptivos, dado que acá también hay huerfanitos) de Sky sí me sacaron de quicio en algún punto, de esa forma que solo los padres literarios logran. Creo recordar que Sky tiene una amiga de esas todoterreno, que le gritan al novio de turno y actúan de armadura, pero no me voy a detener en ella porque sabemos que en realidad no importa.

Además de la mafia y las explosiones, otro punto destacable es la construcción mayoritariamente sólida del universo de los Savant, del cual no se ve demasiado en este tomo en particular: se trata de la punta del iceberg (y de los tres primeros, creo que donde más se ahonda el tema es en Phoenix, pero cada cosa en su reseña). Me convenció, y me complace que la autora haya creado el asunto de cero en lugar de usar una temática preexistente.

En resumen: personajes agradables con los que uno puede hasta encariñarse, una familia enorme que se revolea naranjas por telequinesis a la hora del desayuno, fantasmas del pasado de una chica poco convencional, y no nos olvidemos nunca: mafia y explosiones. No te marca para siempre, pero ¿funciona? Sí, funciona.




5 comentarios:

esa estrella... dijo...

Mafia y explosiones. Y telequinesis. Ese el el mensaje, jajajajaj ;)
La verdad que es esta saga me llama desde hace mucho (vi la portada a lo lejos y me fui acercando a lo boda). Y como la sinopsis me gustó, ya lo apunté en mi lista de deseos (a cada visita a la librería más larga) ;P
Muchas gracias por la reseña guapa! (no sabía que eran tantos en la saga \o/)

besitos<3

Mar dijo...

Lo voy a leer tarde o temprano. Esperemos que temprano.
La parte de la familia me hizo acordar a los Weasley y aunque por ahí nada que ver ahora quiero más (y porque el chico sudafricano y los nombres de los hermanos re bbs)

Abbie Dreams dijo...

Lo compré hace millones de años este solo porque la portada es hermosa y porque dijiste que había que leerlo. Supongo que tendría que hacerlo igual porque PARA ALGO LO COMPRÉ pero soy un desastre con los pendientes la verdad.
Igual quiero ver a los hermanos. Los chiquillos me pueden.

Annya Kings dijo...

La verdad es que este libro no me ha llamado mucho la atención, pero cada vez que leo una reseña me voy animando más... creo que has sido la última que voy a leer antes de darle una oportunidad, me lo has vendido bien :)

Besos pecosos!

Shorby dijo...

Lo tendré en cuenta, no lo conocía =)

Besotes